22 de febrero de 2014

VIDA

 
 
VIDA
 (Soneto alejandrino con estrambote)

 Sólo soy una ristra de voces engarzadas,
entre suaves silencios de escenarios tardíos.
Mas, aún, en mi sangre bullen viejos estíos,
rosas, besos, suspiros, pasiones desatadas.

Algún día, tal vez, se acallarán, truncadas,
mis palabras más ciertas entre duelos sombríos,
quedando ya sin luz éstos, los ojos míos,
al acatar la ley de las citas marcadas.

Cuando esa fecha llegue al fin de mi camino
y me dejéis vosotros, aceptando mi sino,
retornaré silente al sol de los desiertos,

oasis de otros mundos, intangibles e inciertos.
No obstante, hasta que llegue esa mortal herida,
me peinaré de ensueños, brindando por la vida.

Y cual llama escondida
en el bies de mi hondura, incendiaré las horas
y el surco de mis versos, con palabras sonoras.


Candela Martí
Safe Creative: 1402200206241

9 de febrero de 2014

DEL MAR DE TUS CAPRICHOS


(Imagen captada de la red)
DEL  MAR  DE  TUS  CAPRICHOS
(Seguidillas con eco)


Del mar de tus caprichos
vivo pendiente
y aunque siembres enojos – ojos
tuyos me pueden.

Cuando busco tus labios,
de forma urgente,
de su miel y vaivén – ven
a ofrecerme.

Sembraste por mi tierra
dulce simiente.
Amor, tú me regalas – alas
a mis placeres.

No puedo yo olvidarte,
aunque lo intente,
porque tienes poderes – eres
mi mejor suerte.


Candela Martí
Safe Creative: 1402080101667

6 de febrero de 2014

HABLEMOS


HABLEMOS 


Palabras escondidas que jamás
salieron de tus labios a buscarme.
Rumor de caracolas. Sombra de besos.
Viento callado que no osó tocarme.

Tiempo de espera que secó mis diques,
llenando de silencio mi desierto.
Tu lluvia no llegó, ni en el otoño,
a calmar este inútil desconcierto.

Creías que yo estaba bien cumplida;
que el amor no precisa de palabra.
Mas, sin verbo no existe primavera
ni rosa que se ofrezca y que se abra.

Deseaba de ti que tú lograras
mudarme cual mujer completa y plena,
y sentir en la cuna de tus brazos
la pasión que trastoca y que enajena.

Ha llegado el momento en el que hablemos,
ahora que ya mi alma no te espera
ni me duelen los lirios silenciosos
que me entregas cual negra sementera.

No se puede navegar sin izar velas
ni pretender un viaje sin destino.
Nuestra barco se ancló, hace ya tiempo,
en silencio sombrío y anodino.

Llevo en mi piel el rastro de tu nada,
                           amanecer de un sueño ya truncado,
y  mis ojos son mar amplio y bravío
donde tu anhelo naufragó, callado.
  
Y por eso, es mejor que yo me aleje,
al no existir ni asomo ni señales
de los guiños profundos que definen
al amor, con fragancias inmortales.


Candela Martí
                              Safe Creative: 0807080812246